POR AMOR AL ARTE

Autor: Hugo Rodríguez Meléndez

Tal como señala Marie Curie, la forma en que un niño se maravilla con un cuento fantástico se asemeja al asombro de un científico, que al indagar en los fenómenos de la naturaleza va encontrando respuestas. Esta analogía me hace evocar mi infancia, ya que fue precisamente en esta etapa cuando surgió mi curiosidad por conocer la respuesta a cosas que observaba a mi alrededor, me sucedió al igual que a muchos apasionados por la ciencia. Me hacía preguntas en mi mente; ¿por qué el cielo es azul?, ¿por qué llueve?, ¿cómo se forma un arcoíris?, ¿de dónde viene la luz de una luciérnaga?, ¿cómo brilla el sol?, ¿por qué hay estrellas en el cielo? e infinidad de interrogantes que un niño se podría cuestionar.

Recuerdo con alegría, que desde muy pequeño asistía a la conocida “Expo ambiente”, una feria en Saltillo que conmemoraba el Día mundial del medio ambiente. Mi primera visita en el año 1996, incentivado por mi madre y acompañado de mis hermanos, acudimos a la Ciudad Deportiva del municipio, en donde participaban diversas instituciones para explicarnos de forma divertida la complejidad de un ecosistema; animales, plantas y microorganismos en sus distintos hábitats. También nos motivaban a conservar limpio el ambiente y nos enseñaban a reusar, reutilizar y reciclar nuestros desechos de forma práctica y sencilla.

Este evento principalmente, despertó en mí el interés por las ciencias, y enseguida los juegos que involucraban química se potenciaron en mi vida, así me prometí a mí mismo que “cuando fuera grande” sería científico y haría muchos experimentos. Así fue, estudié la carrera de Químico, luego una maestría, y actualmente soy estudiante de un Doctorado en Ciencias. Todo lo anterior lo menciono con el objetivo de explicar con mi propia experiencia, como surgió una pasión a tan corta edad y destacar lo importante que es involucrar a los más pequeños al mundo científico a través de la divulgación.

Desde este punto me gustaría compartir con usted amable lector una de las actividades que más satisfacción me produce, misma que realizamos en el grupo de trabajo GRINAER-LAB liderado por el Dr. Eddie López Honorato. Ésta consiste en el apoyo a docentes de una escuela rural, reforzando los contenidos teóricos vistos en clase en el área de ciencias, a través de experimentos demostrativos y actividades que promueven la participación de los niños de 4°, 5° y 6° grado de primaria. La escuela Benito Juárez está ubicada en el ejido Las Higueras, mismo que pertenece al municipio de Ramos Arizpe, dicha institución nos abre sus puertas cada quince días para compartirles un poco de lo que sabemos y aprender de ellos al mismo tiempo.

El objetivo de esta actividad es complementar la formación de los niños en campos como la Física, Química y Biología, es decir, además de escuchar y practicar con ejercicios, los estudiantes pueden desarrollar su propio conocimiento manejando los diferentes estilos de aprendizaje: visual, auditivo y kinestésico principalmente. Hemos trabajado siguiendo la expresión de B. Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”, es decir, hacer partícipes a los alumnos en todas nuestras actividades para ayudar a reforzar y desarrollar habilidades, despertar su creatividad y propiciar la curiosidad por saber cada día más.

La experiencia no sólo ha sido enriquecedora para nuestros pequeños, sino también para nosotros como futuros formadores. Desde mi perspectiva, puedo decir que ha sido un estímulo para prepararme no sólo en mi tema de investigación sino en aprender técnicas para enseñar, verdaderamente ha sido todo un reto. Creo que el enseñar a un niño conceptos complejos y lograr no sólo que los comprenda, sino que también los aplique es realmente un desafío. En nuestro trabajo diario estamos acostumbrados a hablar de ciencia con terminología técnica, sin embargo al enfrentarte a un niño no puedes dirigirte de la misma forma, tampoco puedes argumentar que lo que ve se trata de magia o simplemente un misterio. Es en este punto donde radica la dificultad, es necesario involucrar al niño para que al razonar, descubra el porqué de un fenómeno, siempre brindando las bases para facilitar su entendimiento.

Salir de la rutina con esta misión nos da un brío para continuar en nuestro quehacer diario. Además somos conscientes de la necesidad de aportar y retribuir a la sociedad lo mucho que nos da, al ser acreedores de educación de calidad, estamos comprometidos con transmitir ese conocimiento y que mejor manera que a los más pequeños, quienes como declara J. F. Kennedy, son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro.

Es gratificante para nuestro grupo el hacer posible esta sinergia, y es ya una recompensa la alegría con la que nos reciben los docentes y alumnos, ya que su deseo por aprender es evidente y su disposición por colaborar es total. Finalmente te exhorto a ti que me lees a que si eres investigador, estudiante o perteneces a un grupo científico tomes la iniciativa y te unas a participar como nosotros lo hemos hecho. Estoy seguro que hay muchas escuelas en México con necesidades similares, donde su plantel educativo estaría feliz de formar lazos en pro de la educación y así enriquecer su enseñanza, verás que obtendrás una gran satisfacción con esta bonita labor.

Hugo Rodriguez Cinvestav Saltillo 2

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: